Con una guagua, las cosas no siempre (o casi nunca, para ser honestos) resultan como lo planificamos.